Lun 19 de Agosto 2019

21 días de dar felicidad | Día 7: “Ver sus sonrisas no tiene precio”

Las sonrisas de 90 niños es la mayor satisfacción para María Andrea Huertas, quien se ha convertido en un ángel para estos pequeños que no tuvieron la dicha de venir al mundo con lo necesario para vivir.

Por Willian Cumes y Álvaro González

Los 90 niños de Esperanza Juvenil durante su estadía en el parque ecológico Adventure Mountain, en Mixco. (Foto Prensa Libre: Álvaro González).
Los 90 niños de Esperanza Juvenil durante su estadía en el parque ecológico Adventure Mountain, en Mixco. (Foto Prensa Libre: Álvaro González).

“Los niños transmiten una felicidad sincera, se les nota cuando son realmente agradecidos o les gusta algo”, reflexiona la joven al contar por qué su labor social se enfoca en los niños.

No es la primera vez que Andrea organiza una actividad para regalar un día de alegría a los 90 niños que prácticamente ha apadrinado desde hace dos años. Estos pequeños provienen de familias de escasos recursos y fueron seleccionados por la organización Esperanza Juvenil para darles techo, comida y estudio hasta graduarlos de la universidad. Ella no pertenece a esa institución, pero hace hasta lo imposible para arrancarles una sonrisa.

Nuestra protagonista de los #21DíasDeDarFelicidad se llena de entusiasmo al contar qué actividades ha desarrollado con estos niños: un día en un parque acuático, una pastorela, celebración del Día del Niño, entre otros, y ahora decidió llevarlos a un día de diversión en el parque Adventure Mountain.

Niños se divierten en un inflable gigante instalado en el parque Adventure Mountain. (Foto Prensa Libre: Álvaro González).

El día de la actividad Andrea llegó al hogar y les dio la sorpresa de que los llevaría a una jornada de aventura en dicho parque. El objetivo: incentivarlos para que sigan adelante en sus estudios. La emoción en los rostros de los niños fue evidente y aplaudieron a Andrea como muestra de agradecimiento.

“Ver esas sonrisas de los niños allí brincando y divirtiéndose y demás, no tiene precio”, expresa Andrea.

Relata que al compartir con los pequeños le han transmitido la gratitud, felicidad y sobre todo el amor y cariño que ella les he tomado y siente que es recíproco. La oportunidad de cambiarles la vida a estos niños hace que esta joven guatemalteca esté siempre buscando cómo ayudarlos.

Los niños se la pasaron bien con las diferentes actividades que realizaron en el parque. (Foto Prensa Libre: Álvaro González).

Ahora está tocando puertas de instituciones y personas particulares que deseen donar fondos o mobiliario para que los jóvenes puedan seguir estudiando su bachillerato.

Pero su trabajo en favor de los más necesitados no se limita a este grupo de niños, ya que también visita asilos y ofrece cumplir los sueños de los abuelitos. Andrea cuenta que para esta Navidad un anciano le pidió una loción y se emocionó cuando ella le mostró el artículo en internet y le prometió llevárselo.

Para Andrea la ayuda social es parte de su vida y tiene en mente nuevos proyectos para estos niños y grupos desfavorecidos. “Van a ver lo gratificante que se siente”, reitera.

Otros días

Día 1: Joven cumple el sueño de una señora de 90 años

Día 2: Un poco de cariño puede cambiar la vida de alguien

Día 3: Sonrisas entre lienzos y pinturas

Día 4: Sueños que llevan amor y alegría

Día 5: Moñas que sujetan esperanzas y envuelven el regalo de la gratitud

Día 6: Amigas se unieron para dar cobijas al prójimo

Día 8: La diversión que revive las ganas de seguir siendo niños

Día 9: Una convivencia llena de amor y vida para niños con cáncer

Día 10: Dejaron su caja de lustre para recibir una sorpresa llena de comida, regalos y risas

Día 11: Familia comparte su amor con adultos mayores en casa hogar

Día 12: Una rica cena para las personas sin hogar del Centro Histórico

Más días de #21DíasDeDarFelicidad