Vie 19 de Abril 2019

21 días de dar felicidad | Día 9: Una convivencia llena de amor y vida para niños con cáncer

La mejor medicina fue el amor. Esto fue lo que hizo Michelle Gordillo, quien junto a su familia y un grupo de scouts, decidió llevar cariño a 30 niños de la Fundación y albergue Fares, institución que ayuda a pequeños que padecen cáncer.

Por Axel Vicente y Juan Carlos Rivera

Michelle Gordillo abrió su corazón a niños con cáncer y les dio un momento lleno de felicidad. (Foto Prensa Libre: Juan Carlos Rivera)
Michelle Gordillo abrió su corazón a niños con cáncer y les dio un momento lleno de felicidad. (Foto Prensa Libre: Juan Carlos Rivera)

“Uno como ser humano tiene que pensar en los demás, en aquellos que lo necesitan”, dice Michelle, una mercadóloga de 28 años que decidió participar en los #21DíasDeDarFelicidad, de Prensa Libre.

Su corazón la llevó hasta la Fundación Fares, institución que desde el 2007 brinda hospedaje, alimentación, transporte y apoyo integral a niños que padecen cáncer; todo de manera gratuita.

El corazón de Michelle se estrujó al conocer una impactante historia que se dio en el albergue. “Me contaron que hace tiempo hubo una pequeña que quería  celebrar sus 15 años. Su sueño era tener un vestido y tener una fiesta. Cumplieron su deseo y poco después falleció por el cáncer que la aquejaba”, relata.

Supo en ese momento que su decisión de llevar armonía a  los niños de este albergue fue la correcta.  Además, la historia de cómo surgió la fundación la conmovió, ya que esta fue creada por la familia de Delia Alejandra, una sobreviviente de cáncer que luchó para vencer la enfermedad.

A manera de agradecimiento con Dios, la familia fundó la institución para apoyar a todos los niños que necesitaran ayuda emocional y económica.

Con ese sentimiento en el corazón, Michelle y su equipo de voluntarios lograron llenar de alegría cada rincón del albergue. “Fue muy lindo sentir el corazón de los niños, todos muy dispuestos a responder  con una sonrisa”, cuenta la  joven, quien trabaja en el Instituto Nacional de Electrificación (Inde).

“Me conmovió ver cómo los niños olvidaron por un momento su enfermedad y sus tratamientos, y no dudaron en disfrutar de ese momento de felicidad”,  dice.

Michelle cuenta que la intención también era que los padres de cada uno de los pequeños fueran partícipes de ese momento único.

“Los papás también llevan una fuerte carga psicológica y pasan por etapas muy duras. Por eso fue muy emotivo verlos jugar y convivir junto a sus hijos”, expresa la altruista.

Michelle, quien está convencida de que no solo en esta época se debe ser compasivo y dadivoso, invita a los demás a “retribuir con el prójimo las bendiciones que Dios nos da”. Mejor aún si es con niños, ya que como dijo José Martí: “Los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo”.

Otros días

Día 1: Joven cumple el sueño de una señora de 90 años

Día 2: Un poco de cariño puede cambiar la vida de alguien

Día 3: Sonrisas entre lienzos y pinturas

Día 4: Sueños que llevan amor y alegría

Día 5: Moñas que sujetan esperanzas y envuelven el regalo de la gratitud

Día 6: Amigas se unieron para dar cobijas al prójimo

Día 7: “Ver sus sonrisas no tiene precio”

Día 8: La diversión que revive las ganas de seguir siendo niños

Día 10: Dejaron su caja de lustre para recibir una sorpresa llena de comida, regalos y risas

Día 11: Familia comparte su amor con adultos mayores en casa hogar

Día 12: Una rica cena para las personas sin hogar del Centro Histórico

Más días de #21DíasDeDarFelicidad