Mie 12 de Diciembre 2018

21 días de dar felicidad | Día 5: Moñas que sujetan esperanzas y envuelven el regalo de la gratitud

“No hay mayor pago que ver a una persona ser feliz con lo que hace”, dice Nery Gómez, quien es un instructor de manualidades y decoración que desde hace dos años decidió combinar la comodidad de los salones de clase con la búsqueda de personas en hospitales y comunidades que estén dispuestas a aprender, para donarles su tiempo y conocimientos.

Por José Dávila y Fernando Magzul

Nery Gómez compartió su tiempo y conocimientos sobre manualidades con un grupo de mujeres viudas y separadas de la Península Bethania. (Foto Prensa Libre: Fernando Magzul)
Nery Gómez compartió su tiempo y conocimientos sobre manualidades con un grupo de mujeres viudas y separadas de la Península Bethania. (Foto Prensa Libre: Fernando Magzul)

“Cuando doy los talleres gratuitos yo voy a las colonias o a los hospitales y salgo de estar en un salón de clases. Es diferente estar en el área particular de cada colonia, ver cómo es la vida en el lugar y darse cuenta de cómo les cuesta poder participar y tener el dinero para comprar su material”, dice Nery Gómez, quien ofrece cursos gratuitos a personas de escasos recursos desde hace más de un año.

Lograr dar las capacitaciones no es nada fácil, pues además de hacer acrobacias con su tiempo, Nery depende de las donaciones de material que algunas empresas le den y de los permisos para entrar a ciertas áreas en hospitales, además de los contactos para llegar a algunas comunidades. A pesar de todo siempre ha encontrado el apoyo necesario y ha podido ir a varios lugares.

Gómez se enteró del programa 21 Días de Dar Felicidad de Prensa Libre y decidió organizar uno de sus talleres en la península Bethania, donde enseñó fabricación de moñas a un grupo de mujeres viudas y separadas.

Más del  10 por ciento de las personas que habitan en ese lugar son madres solteras, por lo que Nery Gómez reunió a un grupo de ellas gracias a una líder comunitaria y con mucha paciencia se ganó su confianza durante un taller y al final logró que ellas descubrieran el gran potencial que tienen.

Las mujeres aprendieron que tienen la capacidad de crear manualidades y venderlas para obtener ingresos extras. (Foto Prensa Libre: Fernando Magzul)

“Al principio no sabían cómo cortar ni unir las piezas, pero cuando vieron la primera moña querían saber ya cómo iba a quedar la segunda”, comenta con gratitud, pues él dice que justo es ese el momento en el que las barreras se rompieron y las mujeres se dieron cuenta que “podían hacer algo diferente, que no habían explotado toda su creatividad”.

Nery Gómez ofrece cursos gratuitos a personas de escasos recursos desde hace más de un año. (Foto Prensa Libre: Fernando Magzul)

Lo más importante para este maestro voluntario es “que la gente aprenda algo y que pueda vivir de lo que aprendió”, asimismo lo que más le motiva es ver el crecimiento personal y económico de sus alumnos, pues no solo aprenden a obtener ingresos extras, sino a quitarse el miedo de intentar hacer algo nuevo, algo creativo y se dan cuenta del poder que tienen de transformar con sus manos muchos tipos de materiales, desde listones para moñas hasta globos, fomy y otros.

Entre listones y tijeras Nery hace sonreír a sus alumnas y comparte su estrella con quienes de otra manera seria casi imposible que pudieran enlistarse en un curso y conseguir los materiales, por lo que cada moña no solo envolverá un nuevo regalo o un arreglo de mesa, sino también envolverá nuevas esperanzas de salir adelante para quienes se han tenido que hacer cargo de sus hijos ante la adversidad.

Otros días

Día 1: Joven cumple el sueño de una señora de 90 años

Día 2: Un poco de cariño puede cambiar la vida de alguien

Día 3: Sonrisas entre lienzos y pinturas

Día 4: Sueños que llevan amor y alegría

Día 6: Amigas se unieron para dar cobijas al prójimo

Día 7: “Ver sus sonrisas no tiene precio”

Más días de #21DíasDeDarFelicidad