Vie 19 de Abril 2019

21 días de dar felicidad | Día 17: Agustín, el papá que perdió a su esposa y necesita un trasplante, recibe alegría de altruistas

Cuatro años de enfermedad, tres meses sin su apoyo emocional. Agustín de la Cruz tiene 48 años, padece problemas renales, perdió a su esposa y lucha por sacar adelante a sus dos hijos, mientras espera, con fe, un trasplante de riñón.

Por Axel Vicente y Juan Carlos Rivera

Agustín de la Cruz tiene problemas renales y trata de sacar adelante a sus dos hijos luego del fallecimiento de su esposa. Él recibió una grata sorpresa de Carmen López y un grupo de altruistas. (Foto Prensa Libre: Juan Carlos Rivera)
Agustín de la Cruz tiene problemas renales y trata de sacar adelante a sus dos hijos luego del fallecimiento de su esposa. Él recibió una grata sorpresa de Carmen López y un grupo de altruistas. (Foto Prensa Libre: Juan Carlos Rivera)

El corazón de Agustín se partió por la mitad hace unos meses. Por un lado vino la luz por el nacimiento de Gustavito —su segundo hijo—, pero por el otro quedó la nostalgia por el fallecimiento de Susana, su esposa, su fuerza.

El día que fue diagnosticado con insuficiencia renal, hace cuatro años, supo que la situación económica se volvería grave. Su convalecencia lo alejó de su trabajo como panadero y repostero. Fue Susana quien no permitió que claudicara. Ella tomó la batuta para llevar el sustento del hogar.

Trabajó como empleada doméstica y, entre dificultades, apoyó también a Agustín para que pudiera practicarse las hemodiálisis en Unaerc (Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico).

Ella nunca desmayó. Menos cuando se enteró de que, además de su esposo y su hija Susy (de 5 años), vendría otra bella razón para luchar: un bebé.

Agustín necesita un trasplante de riñón. También espera una oportunidad laboral, pues quiere sacar adelante a sus hijos. (Foto Prensa Libre: Juan Carlos Rivera)

Tres meses han pasado desde que Susana ya no pudo mantener a su familia. Complicaciones en el embarazo la llevaron de emergencia al Hospital Roosevelt. Cinco días después del nacimiento de Gustavito, Susana falleció.  Agustín confiesa que extraña a su compañera, su pilar,  su soporte.

Carmen López, una joven comunicadora de 28 años, conoció la historia de Agustín a través de un grupo de Facebook. Pensar que dos niños habían quedado sin madre, le trajo al corazón un cúmulo de sentimientos. “Me sentí identificada”, dice. Ella pasó por una situación similar: perdió a su mamá cuando era más joven.

Guiada por su corazón, decidió hacer algo especial para Agustín.  “Él es alguien muy fuerte. Perder a su esposa, a la mamá de sus hijos,  resulta muy desafiante. A pesar de eso, él es muy positivo y luchador. Sus hijos lo mantienen de pie”, describe Carmen.

Fue así como la joven, quien hace voluntariado desde que estaba en el colegio, se unió con sus amigos Eduardo Andrino, María José Ozaeta y Claudia Lam, para regalar una cálida convivencia a  Agustín, Gustavito, Susy, y familiares de su esposa.

“Es grato saber que pudimos darles un día diferente. La nena nunca había ido al zoológico y ver su emoción fue algo que nos llenó. Todos los niños deben tener experiencias de alegría”, dice la joven al contar sobre la convivencia que tuvieron con Agustín, en la que también entregaron regalos.

Agustín aún debe entrar a una lista de espera para un trasplante de riñón. Mientras eso sucede, espera una oportunidad de trabajo en alguna panadería. Por el momento, recibe apoyo de la familia de su esposa.

Entretanto, Carmen y sus amigos, se quedaron con una buena sensación en el corazón, pues como decía Charles Dickens: “Nadie que haya aliviado el peso de sus semejantes habrá fracasado en este mundo”.

Otros días

Día 1: Joven cumple el sueño de una señora de 90 años

Día 2: Un poco de cariño puede cambiar la vida de alguien

Día 3: Sonrisas entre lienzos y pinturas

Día 4: Sueños que llevan amor y alegría

Día 5: Moñas que sujetan esperanzas y envuelven el regalo de la gratitud

Día 6: Amigas se unieron para dar cobijas al prójimo

Día 7: “Ver sus sonrisas no tiene precio”

Día 8: La diversión que revive las ganas de seguir siendo niños

Día 9: Una convivencia llena de amor y vida para niños con cáncer

Día 10: Dejaron su caja de lustre para recibir una sorpresa llena de comida, regalos y risas

Día 11: Familia comparte su amor con adultos mayores en casa hogar

Día 12: Una rica cena para las personas sin hogar del Centro Histórico

Día 13: Compartir es uno de los más valiosos valores que se pueden fomentar

Día 14: Abuelitas reciben concierto navideño gracias a niños amorosos

Día 15: Ayuda llega a madre que trabaja para sostener a su familia

Día 16: “La sonrisa de los niños es el mejor regalo que uno puede obtener”